Principal
Arriba
Quienes Somos
Contactenos
Album imagenes
Artes Plasticas
Artes Torres
Apellidos
Ayuntamiento
Bellas Artes
Biografías
Bomberos de Sajomas
casa de arte
Chicas Materas
comunicacion
Deporte
Descargas
Economia
Educacion
Enlaces de Interes
Emisoras
Escultura
Forastero ya Matero
flora y fauna
Gastronomia
Hogar de Anciano
Juegos Tradicionales
Medio Ambiente
negocios en sajoma
Noticias el Chorro
Obituario
Pastoral
Pico Duarte
Producción Agrícola
Publicidad
Religión
Robert Studio
SAJOMA
Sabías Que...
Scouts
Salud Matera
Teatro
Terapio
Turismo
Urbanismo

Visitantes Online

Eres el Visitante #:
contador de visitas

Esta usted visitando el  primer  web site  y el más completo de San José de las Matas, Bienvenido a nuestra Página, Esta usted visitando el  primer  web site  y el más completo de San José de las Matas, Bienvenido a nuestra Página, Esta usted visitando el  primer  web site  y el más completo de San José de las Matas, Bienvenido a nuestra Página, Esta usted visitando el  primer  web site  y el más completo de San José de las Matas, Bienvenido a nuestra Página
 

 

 

 

 

 


 

 

Por: Roberto Torres

A continuación el escrito que muchos quieren saber y que todo cristiano debe conocer y aceptar por fe. Cuando hablamos de Dios el Espíritu mayor, el Altísimo, el Todopoderoso, el Omnipresente, el Omnisciente y el Omnipotente, etc. nos referimos a la plenitud de la única Deidad. En la cual se encuentran el Espíritu del Padre, el Espíritu del Hijo, y el Espíritu Santo, los cuales salen de El, para realizar funciones diferentes, pero con el mismo propósito sin divisiones. (Ezequiel 18:4)

Muchas personas de diferentes congregaciones adoran y aman a Dios, pero realmente, ¿conocen la verdad Bíblica de que el único Dios (Jehová o Yahvé) se revela a nosotros a través de tres personalidades El Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo? Quizás la respuesta sea no. Porque su filosofía o Dogma no la comparten. Les exhortamos al lector que le pida a Dios entendimiento y sabiduría para escudriñar la Santa Palabra y que sea Dios mismo quien le hable (Juan 5:39) (Santiago 1:5).

La Biblia dice, "y tres son los que dan testimonio en el cielo, el Padre, el Verbo, y el Espíritu Santo y estos tres son uno" (1Juan 5:7). El hecho revelado de tres personas en el único ser de la Deidad con esto no se afirma que Dios sea "una persona en tres personas" sino "Tres personas en un solo ser." El apóstol Pablo nos dice que el mismo ser esta compuesto de el Alma, el Espíritu, y el Cuerpo (1 Tesalonicenses 5:23).

Todos en funciones están íntimamente ligados para obrar. Antes de la Creación el Espíritu Eterno (Dios) había creado espíritus para que le sirvieran como: los Ángeles, Arcángeles, Querubines y Serafines, los cuales tenían determinadas actividades y nombres. El Seno o el Trono de Dios es custodiado y servido por estos espíritus.

Al espíritu del PADRE (JEHOVÁ) se le atribuye la Creación, y todo lo hizo por nosotros, se manifiesta a su pueblo, a través de una luz resplandeciente, de zarza ardiendo, fuego etc.; pero nadie le veía porque era invisible (Dios por nosotros) era el Verbo. Las tres personas de la sola Deidad están unidas de tal manera que manifiestan la plenitud del solo Dios viviente: Ejemplos patético lo encontramos desde el principio, notemos que no se habla en singular sino en plural los verbos hagamos y nosotros (Génesis 1:26; 3:22).

Más tarde con un mutuo acuerdo entre ambos, el Espíritu del Hijo desciende y se encarna para redimir al hombre del pecado y a lo suyo vino mas no le conocieron, Emmanuel (Dios con nosotros.) Jesús es el Verbo hecho carne (Juan 1:1,10-11). En el nuevo testamento constantemente presenta a las tres personalidades unidas en la obra. En el bautismo de Jesús (Mateo 3:16-17), A su muerte, el Hijo se ofrece al Padre por el Espíritu (Hebreos 9:14); en Pentecostés, el Padre envía el Espíritu Santo en el nombre de Hijo, y el Hijo envía de parte del Padre (Juan 14:26; Juan 15:26). Y la función del Espíritu Santo, el consolador fue para santificar a los redimidos por el Hijo y a los creados por el Padre. Podemos notar que el Padre como el Hijo y el Espíritu Santo están Unidos en todas las Obras. Nótese (Mateo 3:16-17)(Juan 5:19;14:26;15:26) En el nuevo nacimiento es necesario que obre la Trinidad por la regeneración obrada por el Espíritu Santo, el Amor del Padre y el Don del Hijo, que murió en la cruz por nuestro pecado, nótese (Juan 3:5;Juan 14:16).

Vemos la acción de los tres, tanto en el Viejo como en el Nuevo Testamento (Génesis 2:10). , El Espíritu Santo vino a poner el sello de toda la plenitud de Dios (Dios en nosotros).” y los que dan testimonio en el cielo son el Padre, el Verbo, y el Espíritu Santo y estos tres uno son” (1 Juan 5:7).

Para más claridad recuerde en el Antiguo Testamento la revelación del Creador (DIOS PADRE) todo lo hizo por nosotros, “Dios por nosotros”. Léase en los Evangelios el Señor se encarnó llegando a ser, “Dios con nosotros”. Emmanuel (Jesús-Dios Hijo) y una vez obrada la redención, en Pentecostés vino a ser, “Dios en nosotros," por el (Espíritu Santo), o sea que Dios nos ha dado a conocer la inefable naturaleza del único y verdadero Dios (Jehová o Yahvé).

Por fe, todo cristiano debe aceptar la doctrina de la Triunidad, aún siendo rechazada por el hombre carnal, ya que no entienden las cosas Espirituales (1 Corintios 2:14); pero el creyente se convence de lo que no se ve y acepta lo que se espera (Hebreos 11:1).

Por esto podemos decir que Dios es POR, CON y EN nosotros sin división alguna,

Les pedimos al lector que si quiere alcanzar la salvación, solo tiene que distinguir que: somos salvos según la presencia de Dios Padre. Es el Hijo quien se ofreció en sacrificio para nuestra Redención y el Espíritu Santo es quien aplica las bendiciones y la santificación (1 Pedro 1:2). Haga oración de Fe, Arrepiéntase, Conviértase y Bautícese en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo...Amen (Mateo 26:19).
 

Un Comentario o Nota


Santísima Trinidad, en la teología cristiana, doctrina que afirma la existencia de Dios como tres personas —Padre, Hijo y Espíritu Santo— unidos en una misma sustancia o ser único. La doctrina no aparece con claridad en el Nuevo Testamento, donde la palabra Dios se refiere sin variación al Padre; aunque ya Jesucristo, el Hijo, es considerado en una relación única con el Padre, mientras el Espíritu Santo aparece además como una divinidad distinta.

El término trinitas fue utilizado por primera vez en el siglo II por el teólogo latino Tertuliano, aunque el concepto se perfiló en el curso de los debates sobre la naturaleza de Cristo. En el siglo IV la doctrina quedó formulada por completo; utilizando la terminología todavía usual entre los teólogos cristianos, afirmaba la igualdad de las personas de la Divinidad entre sí. En Occidente De Trinitate (400-416), la influyente obra del teólogo san Agustín de Hipona (siglo IV), comparaba el Dios uno y trino con estructuras análogas de la mente humana y sugería que el Espíritu Santo puede ser asimilado como el amor mutuo que media entre el Padre y el Hijo (aunque este segundo aspecto parece difícil de reconciliar con la creencia de que el Espíritu Santo es un integrante de la Trinidad, igual y distinto a la vez). La insistencia en la igualdad, sin embargo, nunca se ha considerado perjudicial respecto a una cierta primacía del Padre, de quien proceden las otras dos personas. Para una adecuada comprensión de la concepción trinitaria de Dios, las distinciones entre las personas de la Trinidad no deben estar tan definidas como para que llegue a parecer o sugerir una pluralidad de dioses, ni permitir que esas distinciones desaparezcan en un monismo abstracto e indiferenciado.

La doctrina de la trinidad puede comprenderse desde distintos planos o perspectivas. En uno ellos, constituye un medio para interpretar la palabra Dios en el discurso cristiano. Dios no es sólo una palabra dotada de sentido en el cristianismo y necesita una definición específica en la teología cristiana. Esta necesidad de una definición específica para los cristianos ya aparece en el Nuevo Testamento cuando Pablo dice: "así se cuenten muchos dioses y muchos señores, sin embargo, para nosotros, no hay más que un sólo Dios, que es el Padre..., y un sólo Señor, Jesucristo" (1 Corintios. 8, 5-6). Estas palabras constituyen el comienzo de un proceso de clarificación y definición, cuyo momento culminante es la doctrina de la Trinidad. En otro plano, esta doctrina puede ser considerada como una trascripción de la experiencia cristiana: el dios de la tradición hebrea se ha dado a conocer de una forma nueva, primero en la persona de Cristo, y después en el Espíritu que inspiró a la Iglesia. En un tercer plano, más especulativo, de comprensión, la doctrina revela el dinamismo de la concepción cristiana de Dios, implicando las nociones de un origen, una venida y un regreso (ser primordial, expresivo, y unitario). En este sentido la doctrina cristiana tiene paralelismos en la filosofía.
 

Compártenos con tus amigos.

 

 

Arriba

Si tiene problemas o preguntas relacionadas con El Rincón del Arte Matero Contacte aquí.
Última actualización: 13 de marzo de 2016.